Sr. Chinarro - Presidente (2011)


¡Que bien le sientan los años a Antonio Luque!

Hacía ya tiempo que no dedicaba una entrada a un álbum, y no será por discos interesantes en estos últimos meses (véanse el debut de Yuck, o el segundo de los Smith Westerns...) pero por alguna razón "Presidente" consiguió animarme.

Como me adelantaba a decir, los años pasan por Luque (o Sr. Chinarro, o como prefieran) y le sientan mejor que a un buen vino.
¡Ojo! Que ni se me pasa por la cabeza olvidarme, y mucho menos infravalorar, esa oscura etapa de letras enrevesadas y de antecedentes post-punk con las que el músico sevillano empezó sus andadas, pero Luque se caracteriza (además de por otras cosas) por su constante y efectiva evolución.
Precedido por "El fuego amigo", "El mundo según" y "Ronroneando", el onceavo trabajo de Chinarro era de esperar que siguiese unas líneas parecidas en cuanto al costumbrismo de sus letras, los tintes castizos y tradicionalistas de su música y la luminosidad a la que ya nos tiene acostumbrados.

Cierto que es el trabajo más accesible de Sr. Chinarro, y a esto ayudan canciones como el single Vacaciones en el mar o Una llamada a la acción, pero tranquilizaros, que sea de fácil escucha no quiere decir que merezca un sitio en vuestra pila de "nomegustanporqueescomercialyfacilón", de hecho puede resultar algo más comercial que de costumbre, pero de facilón nada: si "Presidente" se distingue por algo de los últimos discos es por sus cuidados arreglos, que acompañan a casi todas las pistas del álbum, y que nos dejan maravillas como Babieca, esa ensoñación de un Luque en cuerpo del Cid que rápidamente se convierte en la indispensable del disco, las delicadas María de las Nieves o El cuchillo y El Pastel o las responsables de evocar una sonrisa La Lección y San Borondón, canciones donde Luque más se aleja de sus inicios y muestra su faceta más alegre y despreocupada.

Son dos décadas de Sr. Chinarro y diez trabajos de colección, pero no niego que, en espera de este onceavo y en un momento de 'falta de fe', miedo sentí por lo que podía salir del estudio, sobre todo sabiendo que la novela ocupó gran parte del tiempo de Luque, y temiendo un resbalón ante ciertas "cagadas" de cierto/s grupos del panorama español (que me guardo para mí, ustedes ya tendrán en mente las suyas). Pero tras darle varias vueltas a "Presidente" y con el miedo ya fuera del cuerpo, me aventuro a decir que, la madurez que Antonio Luque gasta, le dará más de una alegría a nuestros oídos.

Escucha "Presidente" en Spotify

Babieca, de "Presidente" :
Related Posts with Thumbnails