Crónica: Primavera Club 2011 - Viernes

 Fleet Foxes
Lugar: Varias salas (Madrid)
Promotor: Primavera Sound
Ciclo: Primavera Club 2011
Nota: * * *
Fotografía: Mariano Regidor

Casi sin darnos cuenta ya habia llegado el viernes, primera de las jornadas grandes y quizás la que más decepciones trajo consigo (no vi a Superchunk y claro...)
Primero, en La Riviera llegamos con tiempo suficiente para ver empezar a Vetiver en un recinto que se llenaba por segundos. Su disco "The Errant Charm" prometia un concierto bastante interesante que se vió afectado en un primer momento por los cada vez más comunes y abundantes maleducados que confunden el hablar de manera comedida en un concierto con pegar berridos fardando sobre lo mucho que saben de música, el pedo que se cogieron la noche anterior o lo bien que estuvo el concierto del otro día. Esto es un mensaje para todos ellos: o te largas o bajas la voz. Si quieres guardar sitio para Fleet Foxes al menos ten respeto por la banda que está en el escenario y su público.
De todos modos Vetiver no podían haber alimentado más las ganas de hablar de estos individuos con un concierto que empezó decente y acabó soporifero, salvando momentos puntuales del setlist.

La razón para que La Riviera estuviese hasta los topes (lo más llena que la he visto en los años que llevo en Madrid) era el concierto de Fleet Foxes, que sumaba asistentes del festival y aquellos que habian comprado la entrada aparte. Sólo como detalle comentar la abundancia de extranjeros (guiris si lo preferis) que había en este concierto, si me descuido los porcentajes se podrían equiparar a los de una jornada fiber.
La Riviera tiene el peculiar defecto de sonar distinto según día y situación del oyente, sobre todo la segunda: en un mismo concierto el situarse en una esquina u otra de la sala puede dar una impresión completamente distinta del directo. De esta manera Vetiver padecieron este dichoso defecto, mientras que Fleet Foxes, desde nuestra posición por lo menos salvaron el culo. Aún sin situarse en mi top 3 de esta edición del PC, Fleet Foxes sí que dieron un concierto impresionante, con un genial setlist aunque mal repartido, y ese fue su único fallo. El empezar con la tralla de hits como empezaron hizo que los últimos minutos del concierto los ojos se fuesen de vez en cuando al reloj, y esque sus temas más populares, animados y celebrados White Winter Hymnal, Mykonos, He Doesn't Know Why y si no confundo orden, Battery Kinzie salieron en la primera media hora ( poco más). Aún así el recibimiento que recibieron en cada uno de los temas fue asombroso y no quita que diesen un señor directo, que si me lo permiten me sigue recordando a mitos del folk rock de los 60-70 como Crosby Stills & Nash ( esas voces multiples me hacen pensar en un Helplesly Hoping del siglo XXI).

La mayor equivocación que pudimos cometer y que no me perdonaré, fue pensar que no entraríamos en el CBA si ibamos a Superchunk y pasabamos completamente de Gary War. Por supuesto estabamos confundidos y hubiese sido lo mejor. Cuando pasado un rato entramos a la sala de columnas nos encontrabamos absolutamente envueltos de un insoportable humo que provenia de las máquinas del escenario sobre el que estaba Gary War. "Police Water" de nuevo, otro disco que prometía algo minimamente decente, resultó ser una decepción. Bases pregrabadas y el susodicho solo ante la audiencia con una guitarra dando un directo cansino y de patético sonido que se basó en ver como se volvia loco ante el microfono y observar una mata de pelo que cubre una nerviosa cabeza.

Gary War le pasó el relevo al polémico concierto show de John Maus. Voy a intentar ser breve porque no le quiero hacer más publicidad a este individuo. No, no habia visto nunca imágenes de lo que hacía este tío en su supuesto directo, y sí lo descubrí con su último disco "We must..." muy válido sí señor, pero la sorpresa no fue el motivo que me llevó abandonar la sala, no. El motivo de que me fuese es que un hombre subiese al escenario a gritar, saltar y autogolpearse sobre un playback de su (repito) válido disco, que en un contexto como el del PC donde se va (yo al menos) a buscar directos de música pop/rock/electro y todos sus subgéneros sean lo peculiares que sean. Por supuesto que hubo gente que se quedó y disfrutó, y desde aquí lo respeto, pero seguro que casi la misma que se indigno y en parte abandonó (mejor salir de la sala que acabar comportandose como gañanes tirandole cosas). En definitiva, me importa poco si el hombre es filósofo, artista, como si tiene un máster del Reína Sofía y, quizás en otro lugar, día, y hora me hubiese quedado y lo hubiese visto con otros ojos, el viernes en el PC, lo siento pero NO.

Después de la breve performance que el señor Maus ofreció y tras una pausa bastante larga eran los turnos de James Lavelle y Com Truise, el reconocido productor salió al escenario de la sala de columnas a pinchar y mezclar temas bajo lo que parecian proyecciones de un púlpito de iglesia que iba cambiando. La tensión que creó su compañero de jornada se desvaneció mientras una medio llena sala de columnas bailaba y bebía. Sobre Com Truise... lo poco que escuchamos tenía toda la buena pinta pero abandonamos al rato.

No quiero acabar sin antes mencionar toda la polémica que hubo sobre el fumar en el CBA, porque sin duda el viernes y el sábado de una manera u otra todos acabaron dedicandole 5 minutos a este tema, ya fuese desafiando al hombre de gabardina que vigilaba en la sala de columnas, escondidos en el baño como si de los 'malotes' del instituto se tratase o en la puerta del circulo quejandose como un poseso porque la gente fumaba dentro y amenazando con llamar a la policía. ¡Menudo circo de noche!
Related Posts with Thumbnails