Crónica: Future Islands, profundo magnetismo


Lugar: Sala Boite (Madrid)
Promotor: This is Underground
Nota: * * * 1/2
Fotografía: This is Underground

La noche empezaba con una espera bastante incómoda, al frío, abriendo puertas media hora después de lo esperado y, ya dentro, con casi una hora de espera para la previa de Future Islands que en esta ocasión fue llevada a cabo por Modulok Trio.
Llegué a su concierto sin ningún prejuicio posible, para esta fecha tengo que admitir que me quedé en la parra y me enteré en la cola de que telonearían a los de Maryland. Su concierto me resultó insulso, largo, aunque no tocaron más de media hora e incluso forzado. Cuando un grupo baila más sobre el escenario que el público en la pista no es muy buena señal. Los primeros temas que tocaron rápidamente me llevaron a una asociación entre los primeros Mendetz y el rock-funk de The Right Ons, por la forma de cantar de su 'front-man' basicamente. Más adelante poco quedaba de Mendetz y recordaba más a cuando We Are Standard se llamaban solo Standard. En definitiva y por describirlo de alguna manera, lo que se nos ofrecía era un synthrock del que la única cosa buena que puedo decir es que con un par de pedales de distorsion en la guitarra y la eliminación de la voz, quedaría una propuesta instrumental bastante más llamativa.

Future Islands, pequeña espera esta vez para ver a los estadounidenses que consiguieron el sold-out en La Boite, un lugar idílico para su directo, aunque no se pueda decir lo mismo de su calidad sonora.
Cuando el trío compuesto por Gerrit (teclados y 'sintes'), William (guitarra/bajo) y Samuel (voz) salen, son recibidos por un considerable numero de fanáticos y una parte no tan grande de simples interesados que no perdían detalle de lo que les ofrecían. Dejando aparte los contados grupos de gente que berreaba y torcía la espalda al grupo, la conexión entre los presentes y la banda ya era absoluta cuando Give Us the Wind acababa, algo normal teniendo en cuenta que la voz de Samuel, tan profunda como sufrida, hipnotiza incluso al individuo más reacio al synthpop.
Era de esperar que entre los 14 temas que sonaron, los mejor recibidos (y más bailados) fueran Balance (la cual salió impresionantemente pronto), Tin Man, Before that Bridge o Walking Through that Door, sin embargo llamó mi atención lo rápido que conquistaron (servidor incluido) los dos temas inéditos (uno presentado por primera vez y otro por segunda).
Para poner broche, bis de una sola canción, The Happiness of Being Twice, genial cierre para un concierto impregnado de magnetismo de unos primeros 80, new wave, synth pop, y la locura 'in crescendo' de de Samuel, cuyos aspavientos llegaron al máximo en Tin Man, recuerdo de uno de esos pequeños conciertos que, al final, resultan ser los más grandes.
Related Posts with Thumbnails