Crónica: Manos de Topo, madurez emocional


Lugar: Sala But  (Madrid)
Promotor: Ochoymedio
Nota: * * * 1/2
Fotografía: Jotace (ochoymedio)

Y ya está, lo consiguieron. Manos de Topo se han asentado como grupo ineludible del panorama español. Tres discos, tres odas al rechazo amoroso, la melancolía postruptura, y el pagafantismo, todo con pinceladas de un humor y sarcasmo propios de Ricky Gervais. ¿El primero era mejor? Ahora se me presentan dudas, el último trabajo (con producción de Ramón Rodríguez) funciona como un tiro sobre el escenario.
Como en el estudio, los topos llevan un 'teclado grande' como ellos dicen, un órgano Roland, se reservan el Casio PT-1 para recordar esos temas 'ortopédicos' y lo mismo con la guitarra acústica, Miguel Ángel se planta frente al público con una eléctrica roja similar a una 'tele'.
La fuerza que tienen los temas de "Escapar con el anticiclón" hace dudar entre el aprecio que se le pueda tener a El Cartero frente a Maquillarse un antifaz (aunque la morriña acabe inclinandose por el primero).
Lo que sí queda claro es que el segundo ya no funciona igual: el público lo sabe, o más bien no sabe nada, las letras de repente ya no son tan coreadas, y los topos (parece) que lo saben, en un setlist de 19 temas, alrededor de la hora de concierto, aparecen solo un par de temas de "El primero era mejor" frente a los ocho del último y los siete de su debut.


Con un barbudo Miguel Ángel al frente, salen al escenario con las cosas bien claras, allí están para presentar su último retoño y así, se cascan 4 del tercero sin pensarselo dos veces (Mentirosa, Tragedia en el servicio de señoras, Animal de compañía, Haz tu Magia) para, tras esta traca, empezar con un baile entre los tres discos (Brumel, Lógico que salga mal, Tus siete diferencias, El Cartero, No Salgas del Pastel, Morir de Celos, Maquillarse un Antifaz, Es Feo, Heroína de Leyenda, Pollo Frito, En Sintonía) y cerrar con un bis de tres temas (Pinzas en los ojos, La chica tripolar, La Estatua de la libertad). La pista del ochoymedio llena, los presentes no se cansan de corear, Miguel Angel se mete en el bolsillo a más de una/o con sus guiños y personalmente la que se gana mi atención es Sara, al fin y al cabo su violín (si dejamos atrás el apartado vocal) es clave fundamental en la peculiar personalidad sonora de los Manos de Topo.
Mención aparte merece el tema del sonido, que despúes de tanto concierto en la Joy, con lo mimados y mal acostumbrados que nos tienen, al mínimo bajón de calidad se nota, y el sábado se notó. ¡Eh! Pero que los topos bien oye.
Related Posts with Thumbnails