Crónica - Coldplay, pop de estadio

Lugar: Estadio Vicente Calderón (Madrid)
Promotor: Live Nation España
Nota: * * * *
Fotografía: Mfranix - Dani Leprechaun

Cuando uno va a ver un concierto de Coldplay, en un estadio como el Vicente Calderón, se puede imaginar lo que allí se va a encontrar, aunque por previsible no deja de ser impresionante. No pudo ser lo de Rita Ora y Marina & The Diamonds para un servidor (aunque los últimos no me dejaron buen sabor de boca en Paredes de Coura). La tarde-noche empezó con la gente un poco molesta, el "bulo" del Twitter (TT #coldplaycancela) se comentaba en varios grupitos de los allí presentes y los precarios accesos eran un hervidero de enfados que aumentaban a medida que se acercaba la hora del show, un gran error por parte de la organización que mediante un par de puertas en todo el estadio hizo pasar a la gran masa de gente que se concentraba para ver a la banda británica y que para mayor "cabreo" del personal avanzaba a pasos diminutos por culpa de las eternas revisiones de bolsos y las discusiones para deshacerse de los paraguas.
Una vez dentro y tras un buen rato de empujones la grada al completo esperaba sentada haciendo la ola frente a un inmenso escenario que ocupaba uno de los fondos colchoneros, con sus cinco pantallas y toda una decoración acorde al 'artwork' de su último álbum.

A la hora de empezar, sonaba la canción principal de Regreso al Futuro, lo que ya parece una tradición y la marea de unas 50.000 pulseritas luminosas se encendían en las muñecas de los asistentes metiendose así en el bolsillo a, por lo menos, la mitad de los presentes. Si quedaba alguien reacio a sumarse a la fiesta de Chris Martin y los suyos, boquiabiertos dejo a todos todo el espectáculo pirotécnico que tenían preparados. ¿Las canciones? Para alguien como el que escribe, el set list abusaba de su último trabajo, del que solo consigo disfrutar su segundo single Paradise, pero comprensible al ser presentación de este "Mylo Xyloto". Aún dedicando un 50% de las canciones a este nuevo álbum, supieron compensarlo seleccionando los temas más conocidos, los hits, de sus anteriores trabajos: el Lovers in Japan y el himno de masas Viva la Vida; el Speed of Sound y el emocionante Fix You de su "X&Y"; el The Scientist con el tan coreado In my Place del principio del concierto y el Clocks de su "A Rush of Blood..." y la única aparición de debut en largo "Parachutes", Yellow que quien conozca un poco de la trayectoria de esta banda se podrá imaginar el furor que causó.

Las tablas sobre el escenario las tienen y le sobran, un meloso Chris Martin se camelaba al público con las cuatro frases en español que Gwyneth Paltrow consiguió enseñarle y el sonido de la banda tiene una fuerza y una consistencia admirable. Aunque todo fueron hitazos y de quedarme con algún tema, uno de ellos sería Fix You, el otro no entra (por poco) en esta casta de canciones facilmente coreables y forma parte en el segundo álbum de la banda, God Put a Smile Upon Your Face con los golpetazos a la batería de Will Champion y la riada de guitarrazos que se crearon durante estos más de 5 minutos de canción la hacen una de las sorpresas del directo por encima de cualquier canción en la que vociferen decenas de miles de personas. Eso sí, la única cosa reprochable además de la organización es lo corto que resulta su setlist (hora y media), con cinco LPs, tres EPs e infinidad de singles es mucha cara el irse tras 90 y pocos minutos.

Tienen al público y el espectáculo (el escenario, los fuegos artificiales, el confeti, las pelotas, los hinchables, las pulseras molonas...) pero puede que les queden unos años para tener la efectividad de esos U2 a los que rápido decían que se parecerían. En cuanto al que pueda tener algún prejuicio contra la banda después de la repercusión ultramainstream que consiguieron con su Viva la Vida pedirle que no se obceque, que se olvide de ese tema tan irradiado si hace falta, que recuerde sus primeros trabajos y que rebusque en los últimos que aún se puede sacar algo bueno y más en directo. Si esos primeros trabajos ya no le hacen gracia a uno, ahí ya no es cosa de olvidarse de Viva la Vida, mejor que se olvide de Coldplay, al fin y al cabo es cosa de gustos.
Related Posts with Thumbnails