Crónica: Día de la Música 2012 - Viernes

Lugar: Matadero (Madrid)
Promotor: Music2day
Ciclo: Día de la Música
Fotografía: Día de la Música

¡Cómo nos lo pasamos en el Matadero este fin de semana! Nunca había tenido el placer de disfrutar de un Día de la Música y el primer contacto con este festival ha sido muy positivo. A estas alturas de crónica muchos ya preparan su viperina lengua bloguera para atacar: que sí, que hubo fallos, no nos engañemos, siempre los hay, pero todo a su debido momento.

Lee Fields and The Expressions ****
Pocos minutos después de aterrizar en el Matadero y tras agenciarnos un sitio en la sombra (que se cotizaba a la alza durante las primeras horas en el recinto) nos preparamos para ver nuestro primer directo de la tarde. Suena a comparación fácil pero cierto es que Lee Fields es al Día de la Música lo que Charles Bradley fue al Primavera Club, ese primer recuerdo que me llevo del festival, al que no demasiada gente asistió (mal por ellos) y que fue un pepinazo, sí, pepinazo.
Lee Fields tiene un par de narices: la solana en la que le tocaba actuar no era muy amiga del atuendo que decidió llevar en su actuación madrileña, vestido de traje negro con chaleco y toda más parafernalia salia al escenario este hombre que supera los 60 años de edad y que lleva en la música más de cuatro décadas y al que, este resurgir del soul con nombres como el de Bradley o el de Sharon Jones, le está viniendo de perlas. Por supuesto esto es una ayuda, pero es simplemente eso, una ayuda, el hombre se lo curra y sus "Expressions" son los perfectos instrumentistas para acompañar a esa voz, esa fuente de amor infinito que no se cansó de lanzar al público y ese pedazo disco "Faithfull Man" que publicaba este año, una muestra de la energía que contiene este pequeño hombre de Brooklyn. I Still Got It, Wish You Were Here, You're the Kind of Girl o Faithfull Man calentaron todavía más la plaza Matadero con un público que crecía a lo largo que pasaban los minutos del concierto y que si no bailaba llevado por su alma miraba asombrado con una sonrisa en la cara. Hands in the air for Leeeee Fields!


St. Vincent (- - -)
Mientras el señor Fields acababa su último tema en el escenario Radio 3 nos desplazabamos a la Nave 16, escenario Spotify. Allí se pronunció uno de los pocos pero muy molestos fallos de este Día de la Música. El sonido de esta nave era (casi siempre) nefasto. Claro, que culpa tendrá Annie Clark para que yo le puntue bajo, no se lo merece, nos lo ha demostrado en otra ocasión (Primavera Club), así que prefiero no ponerle puntuación por algo sobre lo que no tiene responsabilidad. Cuando algo suena tan mal y aún por encima en el escenario RTVE empieza Twin Shadow, es algo que te hace abandonar, en mi caso, a los dos temas y medio. Ella es increible, sabe como mantener al público atento a cada segundo que pasa y también sabe como saltar de la delicadeza más embaucadora a una rabia traducida en brutales solos con preocupantes pero impresionantes espasmos... ni esas le salvaron.

Twin Shadow *** 1/2
George Lewis Jr. tampoco se salvó del sol y el horrible calor que caía sobre el Matadero el viernes pasado y, como era de esperar, mucha gente se refugiaba en la sombra y cerca de unos grandes ventiladores que chorreaban agua que la organización habia dispuesto. Esto afectó, principalmente a las ganas que le echaba el público, que menos unos cuantos sacrificados que chupaban calor, el resto se perdia en un bullicio que en momentos rozaba lo irrespetuoso. Él quizás no estuvo de lo más acertado con el setlist. presentaba álbum y exceptuando el single Five Seconds incluso sus fans perdían el hilo cuando sonaba otra que no fuese parte de su gran debut "Forget". Para que vamos a engañarnos, Twin Shadow funcionan genial en directo y suenan muy limpios, pero el viernes en el DDM no estuvieron muy finos, al menos no tanto como en el Paredes de Coura o (como me comentaron) en el Primavera Sound del pasado año. Aceptable, pero ponte las pilas Lewis.


Azealia Banks ****
Me gusta admitir las cosas, así que admitiré que en su momento las primeras escuchas del 212 de Azealia me echaron atrás. Con el tiempo te acostumbras, poco a poco no solo eso sino que te gusta, te encanta y llega el día en el que tienes la oportunidad de presenciar una situación tan bizarra como una mini-rave a las 8 de la tarde y en un recinto público: ese fue el concierto de Azealia. Presentaba su EP "1991" y prácticamente fue lo que sonó, poco más de media hora y todavía con el sol pegando en la plaza Matadero durante la que el público se volvió loco. Llenazo tanto en el "palco VIP" como en el público, uno de los hypes del festival que cumplió formando una prematura fiesta con cientos de manos en el aire, gente que se lanzaba a bailar como las dos bailarinas del escenario. Impresionante. Pena de hora, se me ponen los pelos de punta al pensar en este mismo concierto a las 11. Lo que me lleva al otro fallo del festival, la distribución de los artistas y sus horarios de actuación.



Bear in Heaven ***
Por alguna razón, igual por la posición que teniamos en esta ocasión, el horror de la nave Spotify no fue tan garrafal y fue un alivio ya que el concierto de Bear in Heaven era algo que personalmente tenía ganas de ver. "I Love You, It's Cool", su nuevo trabajo, era una de las pequeñas maravillas que se escondía en este cartel y que, sin llegar a hacer un concierto magistral, consiguieron mantener la calidad de estudio en un entretenido ejercicio y sin demasiados aspavientos liderados por un frontman con curioso parecido al líder de los Rapture (¿o no?). Espero que nos crucemos en otra situación.

James Blake ***
Tras Bear in Heaven empezaba a sonar el directo de James Blake. Conseguimos ver un puñado de temas del londinense que desgranaba su aclamado disco de debut homónimo. Resultó pesado en su gran mayoría. Una pena, su álbum es muestra de un buen gusto en la producción de electrónica post-dubstep y una manera impresionante de entender el soul. Hay que admitir lo brutal que suena el single Limit to Your Love con Blake al piano o también The Wilhelm Scream.


Two Door Cinema Club *** 1/2
Cambio de tercio. Y menudo cambio. Primera actuación de los Two Door Cinema Club en Madrid, tercera para el que escribe y compañía, no nos pillaban por sorpresa, nos conociamos la película. Aún así y habiendo perdido interés (un poquito) por ese "Tourist History" que nos enamoró en 2010, puedo y debo admitir que ha sido la ocasión que más disfruté de la banda irlandesa. No se si fue el lugar, las ganas de fiesta o que ellos hayan mejorado sobre el escenario, aunque esta última la descarto, los pobres siguen dando el show basicote que dieron en Benicassim y Paredes. Pero no importa, ellos tienen a su público comiendo de la mano y ya sea con Cigarettes in the Theatre, Come Back Home, Undercover Martyn, los temas nuevos y en especial What You Know, suena una nota y se desencadena la locura colectiva. Todavía lo recordaba esta mañana en una conversación y lo que sacamos en claro fue "show aceptable, fiesta inigualable".


La Casa Azul *** 1/2
¿Y Raveonettes? Pues la descomunal cola para entrar en la penosa nave Spotify me echó atrás. ¡Y como lo agradezco! No he escuchado más que críticas negativas no solo ya por el sonido, sino por el concierto en sí. Así que, por qué no repetir el show de La Casa Azul cuando Guille Milkiway ya demostró en el SOS de Murcia que lo suyo es mover a las masas aunque le de reparo subirse a un escenario tan abarrotado. Dejando sitio para los momentos sensibleros al piano, lo suyo es una rafaga de pop con esencia disco que se refleja en el público, que intrigantemente sonriente salta y corea sus ya hits, tanto los más clásicos como los post-eurovisivos. Gracias Guille por ese fin de fiesta, aunque en esta ciudad el fin de un festival se vea forzado a ser temprano.

Related Posts with Thumbnails