Crónica - Celebrando los Japandroids

Lugar: El Sol (Madrid)
Promotor: Primavera Sound/Heart of Gold
Fotografía: Ignacio S./El Enano Rabioso


Be Forest * * *
La sala todavía llenandose, caras extrañadas y otras ensimismadas. Be Forest eran responsables de abrir anoche en El Sol. Las caras extrañadas imagino serían porque no conocían la propuesta de los italianos, mucho más oscura y pasiva que la de Japandroids. Pero (casi) nada deben reprocharle a este trío que defendió de maravilla su LP "Cold" en la sala madrileña. El bajo, perfectamente paladeable, sonando con una claridad absoluta es irónico que recuerde a los más oscuros Joy Division y mientras la guitarra, no muy acorde al disco, tenía similitudes con la de los XX a pesar de su rítmo más frenético. New wave que en 45 minutos llegó a tener momentos demasiado repetitivos, lo único negativo en su contra. Será interesante volver a encontrarse con ellos cuando acaben de coger carrerilla.
Japandroids * * * *
Como bien indicaban al subirse al escenario, los canadienses Japandroids visitaban por primera vez Madrid y este era su primer concierto en España fuera de un festival. También contaba Brian King que llevaban unas semanas sin tocar y que era su primer bolo después del parón, que venian con ganas de fiesta vaya... Y se notó desde el primer momento. Con una potentísima descarga inicial que traía de la mano The Boys Are Leaving Town o Adrenaline Nightshift el público rápidamente se unió a su controlada demencia, ya fuese moviendo la cabeza a distintas velocidades, gritando o empujandose en un jolgorio adecuado a las condiciones que imponían los baquetazos de David Prowse y la potente guitarra de Brian. "Celebration Rock", se titula el último trabajo de los de Vancouver: la perfecta nomenclatura para un puñado de eléctricas composiciones que simplemente buscan el gusto de desahogarse en una marea de gritos festivos. Exactamente lo que es su directo, celebrar por celebrar, "somos jóvenes y queremos candela".
Ya sea con The Night of Wine and Roses y los coros festivos, Crazy/Forever y el barullo de platos o The House that Heaven Built ese single-hit inmediato, Japandroids se dejan la piel en el escenario, disfrutan y hacen disfrutar. Una pena el tropezón técnico que dejó a Prowse en stand-by durante unos minutos a base de un loop rítmico casi al final del concierto, pero en cuanto se recuperaron llegó una traca final que completaron con la impecable Young Hearts Spark Fire y el cover de The Gun Club For The Love of Ivy. Recuerdos de los 90, garage y minúsculos dejes de emo-rock en una hora y media de continuo espíritu festivo. Coincidencias de la vida, en Noviembre me vuelvo a encontrar con ellos y no puedo estar más agradecido.
Related Posts with Thumbnails