Crónica: Jane Joyd en el Café Berlín.

Lugar: Café Berlín (Madrid)
Promotor: Son EG / +galicia
Fotografía: Facebook SON EG
Puntuación: * * * 1/2

Este resultó ser mi primer contacto con el Café Berlín, una pequeñísima sala propicia para una piano session y unos "combinados". El ambiente intimista, familiar y recogido del Berlín vino a la perfección para el concierto en formato reducido de Jane Joyd. Elba Fernández cuenta con unos músicos fantásticos, desde vientos, cuerdas, percusionistas y la "banda habitual" en el mundo del pop, pero en esta ocasión se quedaron sólo tres ante el público madrileño (voz y guitarra, piano y batería).

Antes de estar los tres sobre la tarima Elba se animó a marcarse unos temas con la única ayuda de su guitarra frente al abundante público que ya esperaba sentado. Lo cierto es que las comparaciones entre Jane Joyd y el resto de sus contemporáneas en el panorama del pop nacional son como mínimo injustas, por dos razones: la voz de Elba, poderosa e hipnotizante es mucho más gratificante que cualquier otra (lo que no resta valor a las demás) y los arreglos de las composiciones de Jane Joyd, extremadamente cuidadas, resultan más detallistas que los álbumes de estas "similares" suyas, eso ya si no entramos en que el EP, último trabajo hasta la fecha de la coruñesa se sumerge en atmósferas oscuras fuera del imaginario del folk femenino que muchos no se cansan de repetir, esta de moda..

Pues allí estaba Elba con sus dos talentosos compañeros: ya sea material del último EP, de su maqueta anterior, adelantos de su próximo LP o incluso versiones de Jeff Buckley o Patti Smith, la perfecta armonía entre piano y la elaboradísima percusión arropa la voz de Elba y consigue piezas entrañables que poco le tienen que envidiar a sus originales con la banda al completo.

Puede que me deje llevar por mis gustos personales al decir que las mejores tanto en el disco como en directo son Heartless Horse y The Cage, la primera pone los pelos de punta a medida que coge fuerza y sube después del parón a medio tema y la segunda dejando a uno embobado con los "llantos" de Elba y la percusión propia de una banda sonora. Después de algo más de una hora de concierto, Elba se despedía agradecida después de una noche en la que demostró su sentido del humor frente a las adversidades en la carretera y por supuesto el talento que le sigue situando como una de las promesas de nuestra música. ¿Promesas? Sí, sólo acaba de empezar.
Related Posts with Thumbnails