Crónica - Adiós Nadadora, adiós

Lugar: Teatro Lara (Madrid)
Promotor: SON EG / +galicia
Público: Lleno
Puntuación: * * * *
Fotografía: bsides.es


Anoche Nadadora cerraban ciclo. Su situación personal, temas laborables de sus componentes les hacía imposible seguir con regularidad este proyecto que empezaron hace ya una década. Sin duda hay conciertos que son algo más allá de una reproducción en directo de una serie de canciones y así funcionó la velada de ayer en el Teatro Lara: una despedida por todo lo alto que, como un funeral británico, a base de canciones, risas y el recuerdo como arma fundamental, sirvió para despedir a esta banda de O Grove que todos esperamos, resucite algún día. Hablando de conciertos especiales y recuerdos, el tropezarme con esta cita, alimentó mi monólogo interior, la reflexión ante un cambio de ciclo que no deja de entrelazarse con este "momento Nadadora".
El nudo que se me forma en la garganta al escuchar el nombre de Julio Ruiz en los agradecimientos finales tiene su razón de ser en que, el padre de Disco Grande, es el responsable de que años atrás, cuando este espacio ni existía, yo conociese a Nadadora. El nombre de Josiño lo empeora, rápidamente asocio el Lolapop a su persona, aquella primera edición que desgraciadamente me quedé sin vivir y en la que estaba la banda que hoy nos ocupa. En un momento como el de ahora, en el que echo la mirada atrás, a todos esos años de instituto (sí, soy un crío), de primeras aventuras musicales por tierras del norte, de pequeños conciertos en pequeñas salas con pequeño público, y me planteo mi futuro a meses de que mi vida vuelva a cambiar, Nadadora cobra protagonismo como detonante de una asociación de ideas. Puede que no sea tan fan como "Manpop", el también mencionado en los agradecimientos, pero todo lo anterior, sumado a una perfecta disposición sobre el escenario, hizo que disfrutase casi tanto como el fan más acérrimo. Como decía, ciertos conciertos son algo más.

Curioso comportamiento del público en general, viendo como se desató a lo largo de la velada, es increíble lo frío y rígido que se sentaba en sus butacas durante los primeros minutos, en esa perfecta combinación del pop asociable a La Buena Vida por una parte y al shoegaze ensoñador de My Bloody Valentine por otra. Sonaba Deshazte de mí como segunda descarga del grupo. Tema a tema los aplausos resultaron más cálidos y numerosos y temas como 12.01 AM arrebataban algún que otro grito de emoción a los presentes. Imaginate cuando rescatan su EP "Cielo de Antenas". Perfecta sonaba Incendio #3, posiblemente uno de sus mejores temas y el último obstaculo que la banda tuvo que superar para que la gente enloqueciese. Así con 1987.0 y como si estuviese preparado, todo el patio de butacas (sincronía reseñable) se levantaba dando palmas, con los brazos en alto, bailando... daba lo mismo, el caso era disfrutar una última vez y hacer que la banda disfrutase con el calor de la gente. La melosa voz de Sara, la fuerza de la batería (que acabó sin un plato), las roncas y distorsionadas guitarras y los teclados dreampop construían ese extasis que sólo he logrado sentir en un directo.
Otras como Sara Dice o El Sueño Ardiendo de su último y logrado trabajo "Luz, Oscuridad, Luz" demostraron la evolución de la banda, un quinteto que no ha dejado de crecer en estos diez años de carrera. Ojo a Outubro, preciosa interpretación con Gonzalo y Sara sólos sobre el escenario. La despedida, Una Nueva Vida. Nadadora deja de tocar por trabajo cuando su único trabajo debería ser Nadadora.
Related Posts with Thumbnails