Crónica - Efterklang en el Teatro Lara

Lugar: Teatro Lara (Madrid)
Promotor: Conciertos Sublimes
Público: Lleno
Puntuación: * * * * 1/2
Fotografía: Feiticeira

Si eres propenso a pasarte por salas de conciertos o festivales, ya sabrás que no siempre los conciertos más ostentosos o incluso los más esperados son los más gratificantes. También hay conciertos en los que, admitelo, te entra la vena fan y te encuentras dandole la tabarra al de al lado. Todo eso está muy bien pero, el de Efterklang, no tenía nada que ver con eso. Con la misma sencillez que rezuman las butacas y columnas del modesto pero efectivo teatro Lara (posiblemente el mejor recinto para conciertos de Madrid), los daneses Efterklang realizaban una actuación de las que te absorben durante minutos y minutos en una atmosfera única.

Era lunes, de hecho, uno terrible para quien escribe. Suerte de concierto el de esa noche, empezando con un impecable concierto mano a mano de los sevillanos I Am Dive. Después de crear ambiente y allanar el terreno, subían al escenario los seis componentes del set en vivo de Efterklang para construir pieza a pieza Hollow Mountain, la apertura de "Piramida" (2012, 4AD). La introducción sirvió de aperitivo para lo que se repetiría a lo largo del concierto: pausadas melodías inmediatamente sucedidas por intensos juegos vocales y sobre todo la elaboración de sus piezas capa por capa, como montando un delicado rompecabezas pop.

A Casper Clausen (vocalista) le gusta interactuar con el público, al principio como si se tratase de un niño de diez años que acaba de conocer a un adulto, moviendose entre la timidez y la necesidad de enseñar su último descubrimiento, resultado quizás por el silencio sepulcral que había en el teatro durante las canciones. Una vez cogida confianza y arropado por el calor de los fervientes aplausos entre tema y tema, se suelta a contar historias e interactuar con los presentes. Mientras, Katinka Fogh (voz, teclados) destacaba por su impresionante registro vocal y, aunque Mads Brauer no destacaba sobre el escenario, no deja de ser la medula espinal del conjunto danés: rodeado de sintetizadores, iPads y otros utensilios electrónicos dotaba de estructura a cada uno de los temas que aparecieron esa noche, como Step Aside, mejor ejemplo imposible, perteneciente a su debut en largo "Tripper" (2004, The Leaf Label).
Le siguieron Frida Found a Friend, Sedna, The Ghost, Black Summer, Between The Walls o The Living Layer, dejando ver su intención de desgranar su último trabajo y dejar sitio a piezas de otros LPs como el momento en el que apareció Modern Drift de su "Magic Chairs" (2010, 4AD), público en pie y dando palmas (allá cada uno con su vida, pero no todos los conciertos son recomendables para romper el ambiente y ocultar la música bajo berreos y ovaciones).

Hubo bises, con más cortes de "Magic Chairs": Raincoats y Alike sirvieron para poner broche a uno de los conciertos de la temporada y no, no fue multitudinario, ni el hype de turno, cumplió la función que la música, y en especial un concierto, tienen que cumplir, de una manera u otra, emocionar.
Related Posts with Thumbnails